martes, 6 de abril de 2021

la popular atracción Millennium Falcon

 Tom Brady, la súper estrella de la Liga Nacional de Futbol americano (NFL), visitó por primera vez este lunes las instalaciones de Star Wars: Galaxy's Edge, en los parques temáticos de Disney World de Florida (EE.UU.), para celebrar la victoria de los Tampa Bay Buccaneers en el Super Bowl de febrero pasado.

Tal y como lo había prometido en febrero con el icónico anuncio "¡Voy a Disney World!", Brady visitó esta lejana galaxia donde construyó su propio sable de luz en Savi's Workshop, bebió leche azul y verde e interactuó con los queridos personajes de Star Wars.

Elegido cinco veces Jugador Más Valioso (MVP) del Super Bowl, Brady experimentó la popular atracción Millennium Falcon: Smugglers Run (Halcón Milenario: Carrera de contrabandistas), una misión interactiva de contrabando a bordo de la nave espacial Millennium Falcon.

También se enfrascó en una "batalla inolvidable contra la Primera Orden", según la descripción del parque, en la atracción Star Wars: Rise of the Resistance (Guerra de las Galaxias: El ascenso de la resistencia).

La visita de Brady a este parque era muy esperada después de que protagonizara en febrero junto a su compañero de equipo Rob Gronkowski el icónico anuncio comercial "¡Voy a Disney World!".

¿Cómo inició la tradición?

De acuerdo con un comunicado de Walt Disney World publicado este lunes, esta tradición se ha convertido "en una parte perdurable de la historia del Super Bowl".

Comenzó en 1987 cuando el mariscal de campo de los New York Giants, Phil Simms, apareció por primera vez en el comercial de Disney y visitó Walt Disney World Resort luego de la victoria de su equipo.

El mariscal de campo Brady cumplirá 44 años la próxima temporada y sumando un año a su acuerdo estará bajo contrato hasta que cumpla los 45.

La familia jugará un papel importante a la hora de determinar si, de hecho, Brady juega más allá de esa edad.

En su primera temporada con los Buccaneers, Brady ganó su séptimo título del Super Bowl en febrero, tras vencer a los Kansas City Chiefs por 31-9 en el Raymond James Stadium, de Tampa, en lo que fue el primer Súper Bowl que tuvo a un equipo jugando en su propio campo.